Sound Healing

Sound healing o terapia con sonidos

Se llama así al proceso mediante el cual se utilizan los sonidos de cuencos tibetanos y otros instrumentos para curar dolencias, relajar tendones, ligamentos y huesos. Ya que las células del cuerpo humano vibran, éstas pueden absorber las vibraciones sonoras de los cuencos y sanar, pues las vibraciones de estos instrumentos (Singing bowls o Tibetan bowls) nativos de los Himalayas, se comunican con ellas y las armonizan.

Cuando las células no funcionan correctamente se producen desequilibrios en los canales energéticos y por ende en los órganos internos. Con este tipo de terapia, relajante y sanadora, no solo se desbloquean los canales de energía que tienen su origen en la columna vertebral, sino que también es una manera eficaz de restablecer el estado físico en su totalidad, ya que aquí se trabaja tanto con el cuerpo emocional como con el físico. Al sanar los desbalances emocionales, los cuales son la raíz de la mayoría de las enfermedades, los síntomas físicos desaparecen. Una terapia o un masaje sonoro nos invita a centrarnos en el aquí y en el ahora. Además de promover el proceso de recuperación, proporciona energía y paz mental.

Mediante los sonidos etéreos de los cuencos tibetanos nos comunicamos de una manera más sencilla con las células. Las vibraciones llegan a lo más profundo del cuerpo para ayudar a eliminar la energía estancada y rehabilitar su libre flujo por todo el cuerpo. Todos los seres vivientes estamos compuestos de energía en diferentes frecuencias, por ello las frecuencias sonoras interactúan para sanar cada capa o envoltura del organismo.

Durante estas sesiones la persona se acuesta y se relaja dejándose llevar por los diferentes sonidos, seleccionados específicamente por la habilidad que tienen de mover la energía hacia cada parte del cuerpo y penetrar en los huesos, fluidos corporales e interior de las células. Es así como se utiliza el sonido para modular los patrones de onda del cerebro, ejercer un efecto en el balance del sistema simpático y parasimpático, así como sincronizar la actividad del hemisferio derecho e izquierdo.

Estudios recientes en medicina occidental confirman que cada órgano, cada hueso, tiene un tamaño, masa y densidad única, y por lo tanto una frecuencia particular. Es por esto que pueden resonar a partir de un sonido específico. La ciencia moderna ahora está de acuerdo con lo que los antiguos místicos ya habían afirmado, que todo existe en un estado de vibración, desde los electrones moviéndose alrededor del núcleo de un átomo, hasta los planetas y galaxias distantes que se mueven alrededor de la estrellas. El movimiento crean vibración y esta se percibe como sonido.

Entonces todo está creando sonido, desde el sofá en el que nos sentamos, la mesa que utilizamos para comer o escribir hasta nuestro propio cuerpo. Cada órgano, cada hueso y cada tejido crea sonido constantemente. Cuando tenemos un estado óptimo de salud, somos como una orquesta sinfónica extraordinaria que toca una melodía maravillosa. Pero si algunos de los violines de la orquesta pierde su partitura, comienza a sonar fuera de tono y muy pronto la sección completa de instrumentos de cuerda comienza a sonar mal; finalmente la orquesta falla por completo. Lo mismo sucede cuando enfermamos.

 

singing bowls

Los cuencos tibetanos nacieron en el siglo IV. Pertenecían a la familia Bell y a veces se denominaban campanas de descanso. Originarios del área del Tibet, formaban parte de los rituales chamánicos de la tradición Bon y luego de las prácticas de la religión budista para acompañar los cantos y la meditación. De esta manera se puede comprender porqué son instrumentos mágicos y terapéuticos. Además, están compuestos de siete metales (oro, plata, mercurio, cobre, estaño, plomo y hierro), lo que hace que sus vibraciones sean realmente sanadoras. El sonido sagrado generado por las vibraciones de los cuencos, como principio u origen del universo, reproduce las polaridades hombre y mujer, sonido y silencio, yin y yang; unificación de la cual surgió la existencia y continuará eternamente en el ciclo de nacimiento, vida, muerte y renacimiento.


Terapias personalizadas con sonidos (en casa)

Contacto:

Carrera 31 #16-80, Apartamento 202. Edificio Entrepalmas. El Poblado.

WhatsApp: 316 2786895 / Email: mbvilla@gmail.com


Terapias personalizadas con sonidos (en 108 Yoga)

Contacto:

Calle 5 Sur # 30 – 72. Parroquia la Visitación

Tel. +57 (4) 2667232 / Email: info@108yoga.com.co

Anuncios