Materiales Premonitorios

Arte sonoro en la galería La Balsa

Artículo publicado en El Mundo el 17 de febrero de 2020
¨… Gran parte del arte sonoro contemporáneo nos invita a pensar el sonido en términos materialistas, el sonido como un material fluido, continuo y heterogéneo que hace audible la inmanencia del ser y el tiempo¨.   

~ Christoph Cox

El universo es el reflejo de una combinación infinita de patrones sonoros, emergentes de una vibración primordial que dio a luz al mundo y a los cuerpos materiales que experimentamos.  Pero el sonido habita en su propio tiempo y se disipa rápidamente, desaparece tan pronto como se ha creado. Su vida es muy breve y efímera para llamar la atención. En el arte, sin embargo, se puede sostener un rango de sonidos fuera del ambiente inestable de su propio tiempo.

Inauguración Materiales premonitorios

Jorge Bejarano Barco en la inauguración de su exposición en la Galería La Balsa

Es así como en una exploración acerca de la materialidad del sonido, el artista Jorge Bejarano Barco aborda las dimensiones audibles e inaudibles del mundo sónico en el momento inmediato de la manipulación del sonido en tiempo real, entendiendo que el sonido es energía y la energía se convierte en forma y materia. Por lo tanto, en sus obras las escalas temporales corresponden tanto a la articulación de objetos transformados en sonido, como a la escala de la existencia de los seres humanos y, asimismo, a una más grande como es la del tiempo cósmico.

Las obras de Bejarano Barco, producto de una investigación exhaustiva sobre sonido y ruidismo, demuestran que todo en el universo está en constante vibración, que la creación misma es sonido, que este es movimiento y por lo tanto es la vibración del primer sonido existente sobre el planeta tierra. Si nos situamos muy cerca de cada una de las piezas de la exposición y nos tomamos el tiempo para contemplarlas y escucharlas como es debido, entendemos que las moléculas de nuestro cuerpo también vibran, que somos esencialmente vibración y que esa mezcla de vibraciones también genera sonido. Este arte abre entonces un abanico de posibilidades que nos hace ingresar en niveles más profundos de la realidad.

Jorge Bejarano Barco con aprecio para Dan

Jorge Bejarano Barco, obra con aprecio para Dan, foto Yohan López

En palabras de Julián Jaramillo, PHD en artes y sonido de la escuela de artes de Artes. São Paulo, Brasil. “Bejarano Barco mantiene como constante su papel de visitante en la casa del ruido. Pero no se trata del ruido estridente o agobiante, sino de oscilaciones, susurros de máquina, seres inciertos, campos, ambientes y sobre todo paisajes.  No se queda corto en su rol de alquimista ni tampoco en la escrupulosa organización de los elementos dentro de los límites de una caja: una caja negra abierta cuyo interior se ofrece al público interrogando sobre la escucha. Así, en cada una de las obras Bejarano Barco lanza la pregunta sobre las sonoridades invocadas por los elementos que las integran”.

Materiales premonitorios, una muestra que estará abierta al público hasta el 27 de marzo en La Balsa Arte, trata al sonido como un objeto físico, sólido y maleable, lo que nos acerca a un estado de consciencia y presencia plena frente a la configuración sonora del mundo. Evocando la persistencia de tiempo y un presente continuo, la exposición dirige la escucha hacia materiales geológicos, como el magma volcánico, las rocas sedimentarias, conductoras de energía, como la pirita y la galena, y fragmentos de meteoritos, e invita a llevar la conciencia hacia los fenómenos electromagnéticos, lumínicos, celestes y lo que está más allá.

Materiales premonitorios inaugura Jorge Bejarano

Rodeada de paredes blancas, y proveniente de un tocadiscos modificado, una composición sonora con inductores de electromagnetismo (luz convertida en sonido), en la obra, Con aprecio para Dan, da a conocer el viaje del sonido y la luz como vibraciones en forma de ondas. En el patio de la galería, la obra Machinamentum hace referencia al arpa eólica creada en el siglo XVII por el científico e inventor jesuita Athanasius Kircher y al frente, en medio de una sala pequeña, se encuentra una escultura sonora, que toma su nombre del compositor y pianista ruso Skriabin. Esta, compuesta por una serie de osciladores, secuenciadores, filtros, módulos de circuit bending, resortes y transductores de piezoelectricidad, que el artista ha creado para tocar en vivo buscando generar experiencias inversivas a través del sonido. Al estar rodeada de cables, videocaseteras, casetes y mini sintetizadores construidos por el artista, adorna un lugar donde predomina el ruido como elemento estético.

Estas y todas las demás obras son el resultado de procesos sonoros y visuales generados con tecnologías low tech, fragmentos de meteoritos, minerales, archivos, casetes con música experimental, telas bordadas con hilos conductivos, cajas con circuitos electrónicos y sistemas de amplificación, electromagnetismo y síntesis analógica. Aparecen fundiéndose en el espacio expositivo, en una atmósfera envolvente de sonidos que evocan la concepción trascendental y metafísica de la realidad. Así se demuestra que, utilizando las palabras de Douglas Kahn, “donde sea que pueda ocurrir entre las artes, los ruidos -intercambiablemente sonoros y figurativos, fuertes, disruptivos, confusos, inconsistentes, turbulentos, caóticos, indeseados, nauseabundos, injuriosos- y los ruidos silenciados, suprimidos, buscados y siempre celebrados, conciernen a una complejidad de fuentes, motivos, estrategias, gestos, gramáticas y contextos. Como resultado, devienen significativos”.

Jorge Bejarano Barco es curador de proyectos especiales del MAMM y artista sonoro de larga trayectoria. Por varios años se ha dedicado a la investigación y exploración en el campo del ruidismo y a la creación de objetos e instalaciones sonoras. Experimentando con la cultura de la electricidad, los materiales geológicos, los archivos, la cultura hacker, las máquinas, la ficción, la arqueología de los medios, la electro-mística, las nociones de low tech y mestizaje, hace que el público adquiera una mayor comprensión del mundo sonoro a través del arte.

El texto curatorial completo de esta exposición escrito por Andrés Burbano, doctor en artes, se puede consultar en http://hipermedula.org/2020/01/materiales-premonitorios/